Fiesta 4 x 4 en el Búho

Cuatro chicas se juntan para dibujar un auténtico arcoiris musical en el local de Galiana
Viernes 9 de junio de 2006.
 

Sí... no se suele ver una chica DJ. Esto es lo que rápidamente puede pensarse de este artículo. La verdad es que va de eso, pero no sólo de eso. Sin ir más lejos, un formato de cuatro DJ’s es ciertamente infrecuente (y más aquí). Además, después de hablar con la dueña del Búho y con ellas, te das cuenta de la ilusión con la que prepararon la “pinchada” de esa noche, y el artículo adquiere aún más interés, dejando un poco a un lado el tópico (real) de la diferencia de sexos.

Lo que queremos destacar fundamentalmente, como casi siempre, es la iniciativa de la gente, nos gusta hablar con gente que tiene iniciativas, que hace algo más que esperar a que no le concedan algo por gracia de Dios para quejarse. Conoces a una amiga o dos que le mola el garaje, otra que le va más la electrónica y el house latino, y les propones pinchar a turnos en un bar. Además, ves que en tres o cuatro bares de tu alrededor se está poniendo de moda esa particular modalidad de pinchoteo. Pues ya tienes prácticamente todo. Y ese es el caso que nos ocupa.

(JPG) Hace unas semanas, María (la más “popera” podríamos decir) cogió sus discos de los Smiths, The Cure, The Killers, Pixies, Maga, Los Planetas... y se puso el traje de faena. Chuska aportó el ingrediente electrónico-latino a la noche. Y Patri (“sabe mucho de música”, nos avisó la dueña del local -una pena que finalmente no estuviera en el encuentro con La Travesía-) y Goyi (estrechamente relacionada con el mítico Cactus, y ahora con el Flowers) se batieron en un duelo de garaje/rock en uno de los templos rockeros de Avilés.

Ante tal derroche de intensidad y variedad musical, es lógico que a ciertas horas de la madrugada el cuerpo se sienta algo cansado y con ganas de entrar en boxes para repostar. No pasa nada.. todo controlado. Las chicas lo tenían todo pensado (este es otro tópico.. y también real): unos frixuelos caseros hicieron pasar a la historia las tan envidiadas espinacas del noviete de Olivia. En fin, quéjense de algo..

Todo salió perfecto, el bar se llenó.. y ahora las chicas están pendientes de otra pinchada dentro de unas semanas en otro local. Esperemos que se concrete y se repita el éxito, con todos los alicientes.


Mil gracias a María y Chuska por la atención, así como a Patri y Goyi, aunque no hayan podido estar. Sentimos el retraso reporteril de veinte minutos a tan altas horas.