La voz de Aurora Beltrán sonó en el desierto.

Ofreció su acústico ante un auditorio que acabó puesto en pie.
Jueves 25 de mayo de 2006.
 

"Nos estamos dejando los dedos, pero merece la pena". Esto decía Aurora Beltrán a mitad del concierto acústico del sábado 20 en Avilés. Las guitarras acústicas son sacrificadas de tocar. Sin embargo, son uno de los instrumentos más agradecidos para los músicos y para el público. La cantante de Tahures Zurdos ofreció en la Casa de Cultura un recital repasando los temas más conocidos del grupo, e incluyendo varias canciones nuevas.

(JPG) No estuvo sola: Eva Rada la acompañó a la guitarra y coros. Hicieron un gran juego de voces: Aurora, reconocida como una de las mejores voces españolas de la década de los 90, y Eva, haciendo un gran papel secundario. Su voz, que tiene un registro quizá más suave, aunque igual de enérgico que el de Aurora, supuso una buena compañía. Llevan ya tiempo tocando juntas, incluso cuando todavía existían Tahúres.

El aforo fue discreto: unas 80 personas acudieron al concierto. Pero no por ello fueron menos ruidosas. Conectaron con la cantante desde las primeras canciones, gritaron al reconocer algunos de los temas de Tahúres Zurdos, la acompañaron coreando los estribillos más conocidos, y la despidieron con una larga ovación, todo el auditorio puesto en pie.

Las nuevas canciones

Después del éxito de hace unos años, Aurora Beltrán lucha de nuevo por hacerse un hueco en el mercado, "enviando maquetas, a ver qué sale". En los últimos años ha ido componiendo nuevos temas, "los suficientes como para grabar un disco", y 5 de ellos sonaron en Avilés. Las letras siguen siendo profundas, con mucho mensaje, canciones que hay que escuchar con atención. Destacamos una de ellas, "Silencio", un tema que habla del alzheimer en primera persona.

Las versiones

A Aurora Beltrán le gusta especialmente tomar canciones de otros artistas y adaptar las letras. En este concierto introdujo una de Duran Duran, una gran versión de "Ordinary World". Ya en los bises, se marcó en inglés el "Piece of my heart" de Janis Joplin. La penúltima de la noche fue quizá la más conocida: "Because the night", canción original de Patti Smith, que ya hace tiempo que tiene su versión española como "La noche es..".

Los más conocidos

Los clásicos fueron la clave de la noche. Con sólo dos guitarras se limitaba ligeramente el cambio de ritmo, pero aún así, Aurora Beltrán puso en marcha estilos variados. Le dio aires rockeros a la apertura y cierre de la actuación, e intercaló algunos más intimistas. Sonaron temas como "Una noche de amor", "Azul", "Lujuria", o "El chico de la mirada asustadiza", que siguen siendo mucho tiempo después la carta de presentación de Tahúres Zurdos. Después de cuatro bises, cerró el concierto con Tocaré, que es un resumen vital de lo que piensa y siente por la música. "Y tocaré, y tocaré hasta que mis dedos sangren, aquellas notas que esculpías para mí".

Nunca es tarde para escuchar a Tahúres Zurdos, y la voz de Aurora Beltrán sigue mereciendo la pena. Puestos a bucear en eMule, podeis usar como guía el SetList del concierto (aunque sonaron más canciones de las que trae). Para quien quiera buscar algo parecido a lo que hubo en Avilés el fin de semana pasado, puede localizar un concierto del 13 de diciembre de 2001 en el Palacio Euskalduna, con las mismas protagonistas.