Cambio... y corto

Crónica de la última jornada cinéfila
Jueves 13 de abril de 2006.
 

La última jornada prometía ser la más atractiva. No sólo por la magnánima final nacional en la que competían un puñado de buenos cortos, sino porque el pragmatismo al que nos empuja esta ciudad nos hacía vislumbrar una mayor afluencia de espectadores de todas las edades, aunque algunos se acercasen a la Casa de la Cultura gracias a que se había anunciado la presencia de nombres más o menos conocidos para el gran público, como es el caso de Carlos Bardem, la asturiana Beatriz Rico, o Jimmy Bartanán (‘Chuqui’ en Los Serrano). No todos aparecieron, pero pudimos disfrutar de una jornada llena de cordialidad, buen humor... y buenos cortos, que era de lo que se trataba.

Sí, buenos cortos... Fue el propio Jesús Palacios, portavoz del jurado, el que no se quedó precisamente corto al afirmar, en una intervención que puso el punto y final al festival, que se había producido un notable salto de calidad con respecto a las cintas presentadas en la edición de 2005. Para él, éstas carecían de originalidad y sensibilidad, algo que sí fue visible en las obras de este año. Un servidor, que había visto varios de los cortos finalistas en casa, acudió con buen sabor de boca al auditorio, incluso con ganas de verlos de nuevo.

Un sabor de boca, por cierto, bastante diferente a la extraña sensación que experimentas al darte cuenta de que la media de edad del público asistente es realmente elevada... algo que, por otro lado, no es nada nuevo. Ocurre lo mismo en las sesiones de El Cine de los Jueves, y en otros muchos eventos. La mayoría de la juventud avilesina dio, una vez más, la espalda a una cita ocio-cultural de cierta importancia.

Un consuelo: había mucha gente en el hall esperando a que abireran las puertas. Tras recoger la papeleta de votación para el Premio del Público, nos apoltronamos en la butaca y comprobamos que, efectivamente, el patio de butacas estaba prácticamente lleno.

Al igual que la gala de inauguración, la de clausura comenzó con un monólogo de un humorista de la Paramount, en este caso Alfredo Díaz. Las risas no sólo hicieron su presencia al principio. Además de disfrutar de varias bellas historias, la carcajada hizo su aparición frecuentemente durante toda la sesión.

Carne de Neón’, con su excepcional reparto, fue la primera en proyectarse y puso el listón bastante alto. ‘Hijab’ nos mostró las contradicciones que tienen lugar en este nuestro mundo occidental, en este caso referentes al velo islámico. En ‘La última página’ la ficción (mediante dibujos) y la realidad se mezclan para narrar una emotiva historia en la que, por una vez, los conflictos internos de los personajes son visibles. El simpático ‘Coolness’ es en sí mismo una crítica hacia lo supuestamente guay, lo divino, las modas... de la mano del buen hacer del actor principal -sin duda, el mayor acierto de este corto-. ‘La Explicación’ quiere dejar claro que “en la pareja hay vida inteligente”, como el propio director afirmó al presentarla, y muestra el miedo que tenemos a ser sinceros en una relación. Las risas insistentes llegaron con ‘Choque’, del ‘casi’ oscarizado Nacho Vigalondo... una desternillante historia de inseguridad masculina, orgullo y, sobre todo, ridículo. En ‘Éramos Pocos’ un hijo y su padre sacan a “la abuela” del asilo para que ponga orden al desastre doméstico en el que viven... Por supuesto, eso no es todo. Y, finalmente, un atasco y una emisora de radio propician una bella y singular conexión aderezada con la ‘Sintonía’ de Tracy Chapman.

El primer premio del jurado fue para ’Choque’, de Nacho Vigalondo. El autor, que no estuvo presente en Avilés, declaró en los comentarios de su weblog: "IUJUUUU! mierda, joder, menudo fín de semana que me he perdido, cabrones.". El segundo premio, para ’Sintonía’. Y el Premio del Público se lo llevó ’Éramos Pocos’. En la categoría de cortos asturianos, ’Mar de Valientes’ fue doblemente galardonado, avalado por crítica y público.

El jocoso Jimmy Bartanán presentó ‘Macarras’, su nuevo corto, que protagoniza junto a Julián González y Darío Paso. El bilbaíno Koldo Serra nos trajo el trailer de su primer largo: The Backwoods’. No tenía mala pinta. Y se estrenó ‘RSU (Recuerdos Sórdidos Urbanos)’, que a nosotros nos pareció innecesariamente cargado de propaganda de Avilés metida con calzador.

En general, buen cine, gente con ganas de reir, de ver, de aplaudir, de participar votando. Lo mejor -esta vez podemos decirlo con la boca grande- : la mayoría del público se quedó sentado hasta el final. Y la excusa de “no hay nada mejor que hacer un sábado” no cuela. Algo relevante tenía que estar ocurriendo ahí dentro para que a las 23:30, y después de la friolera de cuatro horas de sesión, saliesen decenas de personas de la Casa de la Cultura.

El próximo año... ya saben, les instamos a desistir en el empeño de esperar ansiosamente que algún aprendiz de Chendo haga una bonita rabona en un emocionantísimo Cádiz-Racing televisado por La2 y/o de comunicarse cibernéticamente con amigos que viven a 300 metros mediante lenguajes iNkOmPrEnSibLeS. Acudan a la final nacional de cortos de 2007 por el módico precio de 0 euros y una saludable caminata.


Foro